La mejor ostra que nunca has probado

11/21/2012

Ostras

Todo comenzó a finales del siglo XIX cuando Henri Gillardeau, en la isla de Oleron, comenzó a desarrollar las técnicas de la ostricultura que hoy, cuatro generaciones después, siguen siendo usadas por la empresa que lleva su nombre para que los gourmets más exigentes puedan disfrutar del verdadero sabor a mar.

Y es que la empresa Gillaredeau elabora un producto que, durante los cuatro años que requiere el cultivo de las ostras, sigue unas reglas muy estrictas. Por ejemplo, los ejemplares se cambian de posición dos veces al día, según las mareas; se trasladan de un parque marino a otro para asegurar su correcto desarrollo; se eliminan las conchas parasitarias minuciosamente y se limpia de forma manual cada ostra.

Las labores llegan a ocupar a más de un centenar de personas que se afanan en garantizar la más alta calidad de las ostras criadas por Gillardeau: carnosas, delicadas y de textura perfecta. Una cota de calidad que obliga a limitar la producción, convirtiéndose así en un lujo al alcance solo de los más exigentes.

El proceso de degustación también es laborioso. Una vez elegidas, las ostras se abren para eliminar el primer agua de cada pieza. Habrá que esperar unos diez minutos para presentarlas en una bandeja con una cama e hielo y servirlas con medio limón, mantequilla semisalada, pan de centeno y vinagreta de escalonias.

Y para acompañar, nada mejor que un vino blanco, un champán o un whisky. Claro que como toda delicia gourmet, esta tradición también acepta variaciones. Te dejamos aquí una receta para que, recién compradas en el supermercado, disfrutes las ostras Gillaredeau desde otra perspectiva.

Receta ostra

Ostras con vinagreta de jengibre

Ingredientes: 2 cucharaditas de jengibre rallado • 1 chalota picada muy fina • el zumo de un limón • 1 cucharada de perejil picado • 2 pizcas de pimentón dulce • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra • sal y pimienta a gusto • 12 ostras gillardeau.

Preparación: Mezclar en un bol el jengibre, la chalota, el zumo de limón, el perejil, el pimentón, el aceite, la sal y la pimienta. Abrir las ostras y verter sobre cada una un poco de la vinagreta. Servir de inmediato sobre una cama de hielo picado.

« Sexys a los 50 Hogar a todo color »