Paraísos para el fin del mundo

11/24/2012

Se acerca el final de año… y quizá el fin del mundo. La profecía maya señala el 21 de diciembre de 2012 como el día del apocalipsis.

Ante tan negras previsiones, lo mejor es abrazar el carpe diem y realizar una ultima escapada. Si no podemos evitar el fin, por lo menos que nos llegue en un lugar bonito, ¿no?

Escapada

Para sibaritas. Para los que prefieran esperar el fin del mundo con una copa de vino en la mano, La Rioja Alavesa es el destino perfecto. Disfruta de sus emblemáticas bodegas de diseño como la de Ysios, de pueblos medievales como Laguardia y aprovecha para darte un tratamiento de vinoterapia en el exclusivo Relais&Châteaux de Marqués de Riscal.

Stonehenge

Para místicos. Si hay algún lugar que puede conjurar un posible final del mundo, ese es el conjunto megalítico de Stonehenge. Desafía a los elementos y viaja por el sur de Inglaterra, descubre las tierras artúricas en Winchester, relájate en un spa en Bath y visita los escenarios de Harry Potter en Lacock.

La pobla

Para cinéfilos. 'Fin', la película de Jorge Torregrosa, habla precisamente de los últimos días de nuestra civilización. Este apocalipsis a la española se rodó en parajes naturales del norte de la provincia de Castellón como La Tinença de Benifassá. Pura naturaleza y turismo activo para hacer oídos sordos a los malos augurios.

Kyoto

Para espirituales. Imagínate en un templo sintoísta, en un bosque de bambú o tomando un baño en un exclusivo ryokan. El Japón más relajado permite sumergirse en un universo de espiritualidad para recargarnos de energía de cara al año nuevo. Eso sí, si queremos tranquilidad, a Tokio ni acercarnos.

Playa australia

Para atrevidos. Si el primer lugar del planeta al que llega el año nuevo es Australia, quizá sea también el primer sitio al que llegue el fin del mundo. Una oportunidad única para acercarnos a nuestras antípodas y vivir un invierno en manga corta a caballo entre las playas de Sydney y los suntuosos parajes naturales del interior.

Praga mercadillo navidenフバ

Para tradicionales. Navidad es sinónimo de bajas temperaturas, frío y toda la parafernalia de renos, luces y regalos. Si queremos adentrarnos en la verdadera esencia de nuestras fiestas más tradicionales, nada como acercarnos a los mercadillos navideños de Centroeuropa, desde Viena a Bruselas.

Chichen itza

Para curiosos. Ya que son precisamente los mayas los que nos han metido el miedo en el cuerpo con sus profecías apocalípticas, ¿por qué no visitar la cuna de su civilización? Un viaje a la península mexicana de Yucatán nos permitirá descubrir la península de Chichen Itzá y otros vestigios de esta rica cultura precolombina.

Por Javier Sánchez

« Un reloj de récord La cámara más chic se pone guerrera »