Pasión por el queso

12/18/2012

Quesos

Sentarse alrededor de una buena tabla de quesos, acompañarla de una gran variedad de frutos secos y fruta fresca, y maridarlo todo con un buen vino, es sin duda ahora un lujo al alcance de todos y un gran plan para esta Navidad.


Y es que una tabla de quesos variada y bien surtida siempre estará destinada a convertirse en la protagonista más original de cualquier celebración. El punto de encuentro en la mesa al que nadie podrá evitar acercarse.

Tener éxito con el queso no es complicado. Para empezar, basta con elegir una jugosa variedad de quesos como, por ejemplo, los de oveja de las marcas Flor de Esgueva, Pok o Boffard; un brie francés tan irresistible como el Président; un roquefort Societé y un manchego con cuerpo y personalidad como el Don Bernardo.

Aptc1212quesos001_APTC81.G

Hecha la selección, llegó el momento de presentarlos. El orden se decidirá según el grado de suavidad o la fortaleza de sabores, comenzando siempre por el más suave y terminando por el más fuerte. Y por supuesto, para evitar mezclarlos, lo mejor es contar con diferentes cuchillos.El punto final lo conseguirás acompañando la tabla con frutas frescas y desecadas o frutos secos, ya que combinan con todo tipo de quesos y crean un contraste de sabores muy interesantes en el paladar.

Aptc1212quesos004rep2_APTC81.G

Por ejemplo, la uva es ideal para todo tipo de variedades de queso, mientras que la pera es mejor combinarla con azules o de pasta prensada con fondo dulce como el Idiazábal. Los quesos más potentes casan mejor con frutos secos o frutas pasas porque la dulzura de estos frutos contrastará con el poder de los aromas de una variedad muy curada. Además los frutos secos limpian el paladar, refrescan y separan los sabores de los quesos. Sin duda, un picoteo de lujo.

« Navidades muy artísticas Fiestas muy elegantes »