TRAMO, una exposición única

12/31/2012

Si te gustan los coches espectaculares y las motos más originales todavía estas a tiempo de visitar TRAMO, una exposición de vehículos de ensueño que estará abierta hasta el próximo 6 de enero en el pabellón 2 de Feria de Madrid.

A continuación te damos cinco razones para que no te la pierdas.

Tramo

BERTONE NUCCIO. El protagonista indiscutible de la primera edición de TRAMO ha sido el Bertone Nuccio. Un ejemplar único con formas afiladas y una llamativa carrocería bicolor, que ha sido diseñado por el español Carlos Arroyo y que ha venido desde Italia por primera vez a Madrid. Su precio ronda los dos millones de euros.

XTR12 - 041

COCHES DE PELÍCULA. Desde el BMW Isetta que hemos podido ver en la divertida película de animación 'Tadeo Jones', hasta el DeLorean DMC-12 de la trilogía de 'Regreso al Futuro', pasando por los Aston Martin del agente secreto más elegante y distinguido, James Bond, en TRAMO se le ha reservado un gran papel al séptimo arte.

XTR12 - 021

MOTOS HISTÓRICAS. Los aficionados a las dos ruedas sabrán que la colección Medinabi es una de las más importantes de nuestro país. Cuenta con una gran cantidad de motos históricas y a TRAMO han llevado más de veinte modelos para que los nostálgicos recuerden sus primeros kilómetros a los mandos de una Derbi, Montessa u Ossa.

XTR12 - 019

MODELOS CLÁSICOS Y ACTUALES. A lo largo de más de cien vehículos podrás ver desde clásicos Jaguar E-Type, Porsche 356, Rolls Royce 25/30 y Ferrari 250 GTB/2… hasta los más recientes, como el Ferrari F12, un McLaren MP4-12C o el Jaguar XF Sport Brake. También hay lugar para pequeñas embarcaciones como la Kral 700 Classic o una Monterrey 224.

XTR12 - 050

ACENTO ESPAÑOL. El pasado y presente del automovilismo español también tiene su representación. En el lado más clásico encontraremos los Hispano Suiza HS26 y el Pegaso Z-102 y, en el más actual, a los prestacionales Tramontana GT, un biplaza con apariencia de fórmula 1, y el Tauro V8 Spider, un descapotable realizado en Valladolid.

Por Daniel Iñigo

« No te quedes en blanco Las películas de 2012 »