Bolsos de sangre azul

02/20/2013

Bolso

Seguro que no es la primera que siente que lo que hay en las tiendas no es lo que ella busca, pero sí de las pocas que hizo algo para solucionarlo. Nos referimos a  la archiduquesa Sofía de Habsburgo, una mujer que siempre ha sentido un especial interés por la estética de todo lo que le rodea.

Es por eso que tras estudiar interiorismo en l’Ecole Camondo y trabajar en París con el afamado David Hicks en el campo del diseño de interiores y del diseño de joyas, decidió comenzar a diseñar sus propios modelos ante la evidencia de que  ninguno de los bolsos que podía encontrar en el mercado satisfacía sus necesidades.Unos diseños cada vez más buscados que se caracterizan por la originalidad de sus detalles y la excelente calidad italiana de sus materiales y acabados.

Fruto de aquella inquietud es esta nueva colección que según la propia Sofía de Habsburgo, “expresa la importancia de los accesorios, los cuales completan y renuevan cualquier guardarropa”. Una línea de bolsos unidos bajo un mismo sello distintivo en forma de detalles metálicos creados por ella misma inspirándose en las joyas de orfebrería tradicional y en los colores de la naturaleza.

IMG_0319 copia
Por ejemplo, gracias a su amor por la jardinería, Sofía ha encontrado en el brillo y el suave movimiento de las mariposa el génesis de su bolso Papillon, una brillante interpretación de las delicadas alas de este insecto. El precedente del bolso Papillon es la oruga, o como Sofía lo llama en francés, Chenille. Un increíble y elegante 'clutch' de diferentes colores con círculos de metal de acabado natural.  El cobre, el níquel, los acabados de bronce del bolso y la riqueza del cuero son una sofisticada yuxtaposición hecha para el día y la tarde. Según Sofía es un bolso que puedes combinarlo tanto con unos vaqueros como con un elegante vestido de cóctel.

La nueva colección de bolsos de Sofía Habsburgo la podrás encontrar en exclusiva en los centros de El Corte Inglés de Diagonal, Pintor Sorolla, Murcia, Marbella y Serrano.

Por Claudio M. de Prado

« En invierno también ponte gafas La nueva vida de Heidi Klum »