El reloj que nació en el espacio

02/14/2013

Reloj

Hasta la creación de este modelo, el reloj oficial de las misiones espaciales en la NASA era el Omega Speedmaster Professional X-33. Al menos es el que todos los astronautas se ponían en su muñeca cada vez que salían al espacio.

Pero en el año 2009, durante la misión STS-128 a bordo del transbordador espacial Discovery, uno de sus astronautas, Christer Fuglesang, llevaba también a bordo un prototipo que la casa relojera Halda le había pedido que testara fuera de la atmósfera terrestre. 

El resultado fue el Halda Space Discovery, un reloj de limitadísima edición (solo se han fabricado 128 en honor al número de misión que hizo posible su nacimiento) formado por tres piezas: una correa llamada Plataforma de Tiempo, que siempre permanece fija, y dos esferas intercambiables que se acoplan perfectamente a la misma. 

Reloj2

La primera esfera, bautizada como el módulo espacial, es un reloj digital como el que se usa en el espacio. La segunda, bautizada como módulo mecánico, tiene un diseño más vintage pero puede presumir de disfrutar de una precisión de movimiento muy afilada. 

En cualquier caso, un reloj para seguir soñando con aventuras fuera de nuestro planeta que ahora que las misiones Discovery se han cancelado, parecen más lejos que nunca.

Por Claudio M. de Prado

« Como una princesa Camisas elegantes a medida »