Esquí para todos los bolsillos

02/21/2015

Esqui

El esquí se ha convertido en un deporte de masas que mueve millones de euros. Esquiadores de toda condición social y económica practican cada año una actividad cuyos materiales se adaptan a todos los bolsillos.

Decir que el esquí es un importante motor de la economía en invierno no es una exageración. Pese a la coyuntura de crisis, las estaciones de esquí españolas recibieron la temporada pasada 5,11 millones de visitantes, lo que supone un aumento del 4,11% con respecto al año anterior. Unas cifras importantes, que demuestran el esfuerzo realizado por un sector que factura en España más de 100 millones de euros al año. La tendencia alcista parece que se ha consolidado, a tenor de estas cifras.

Baqueira

De cara a este año, el negocio de la nieve ha invertido 34 millones de euros, destinados sobre todo a mejorar los sistemas de innovación artificial, así como a facilitar el acceso a los debutantes y captar nuevos esquiadores. El objetivo es situarse a un nivel muy competitivo frente a otros mercados, por lo que el sector se centra en proporcionar la máxima calidad en el conjunto de su oferta. Ejemplo de ello es que la mitad de las 34 estaciones de esquí españolas cuentan con el sello “Q de Calidad Turística”.

Formigal

Lo cierto es que, desde hace ya algunos años, el esquí ha perdido su vitola de deporte elitista y se ha hecho accesible al gran público. Los esquiadores disponen de una amplia gama de tablasbotas, prendas y complementos con una amplia variedad de precios, que los hacen asequibles a todo tipo de bolsillos.

Lo importante a la hora de acceder al material es ser conscientes del nivel que uno tiene sobre la nieve, y adecuar así la compra para poder esquiar a gusto. Hay que ser sinceros y no exagerar, ya que si nos subimos a unos esquís que no sabemos controlar podemos correr el riesgo de lesionarnos. Lo mejor es dejarse aconsejar por un profesional, no apresurarse en la compra y probar varias marcas y modelos. También es importante que, antes de iniciar la temporada, revisemos las tablas en el taller.

Sierra Nevada

El material más complicado para comprar son las botas. La dureza del material, la forma del pie y el número son factores que influyen a la hora de elegir entre uno u otro modelo. Lo más importante es que la bota sea ajustada, pero lo mejor es pedir consejo a los expertos. Tampoco hay que fiarse de los precios. No siempre las botas más caras son las que mejor nos pueden funcionar. Lo importante es que se adapten a las características de nuestro pie y que nos sintamos cómodos con ellas.

Respecto a los esquís, su elección dependerá del uso que se les quiera dar y del nivel técnico del deportista. Su altura suele ser menor que la del usuario, aunque el tamaño también va a estar condicionado por el nivel del esquiador. Asimismo es básico regular bien las fijaciones, pues se tratan de un elemento de seguridad  importante y que debe tenerse en cuenta para evitar lesiones.

Por Blai Ripoll

« Claves básicas para conciliar el sueño Oscar 2015, entre pájaros y música »