The Order 1886, un videojuego que abre una era

02/26/2015

Hasta ahora, el mundo de los videojuegos llevaba siempre aparejado el sustantivo de industria. Con la reciente aparición de The Order 1886, pocas dudas restan de que la realización de videojuegos es un auténtico arte. Cine puro llevado al mundo interactivo. Una aventura alucinante. Eso y mucho más es The Order 1886.

THE ORDER 1

El videojuego se puso a la venta el pasado 20 de febrero y en cinco días ha vendido ya 20.000 copias. Gráfica y artísticamente, The Order 1886 no admite comparación con ningún otro a la venta en el mercado. La iluminación de personajes y escenarios, tampoco. El modelado de los protagonistas y sus expresiones, ropas y textura conduce a un realismo que emparenta directamente con el mundo del cine. De hecho, el doblaje de su versión española ha sido dirigido por el cineasta Álex de la Iglesia, quien también presta su voz a algunos personajes secundarios.Ready at Dawn es el estudio californiano que se ha encargado de dar a luz esta aventura.

THE ORDER 2

¿Pero de qué se trata?

El escenario del videojuego es Londres. El año, 1886. Durante siglos, una orden de caballeros ha resistido contra un enemigo inhumano (licántropos) que había tratado de extinguir la humanidad. Ahora, armados y con tecnología avanzada, estos agentes deben hacer frente a este antiguo enemigo en las calle de Londres, donde la rebelión y la anarquía amenazan la paz ya inestable. Futurismo en el siglo XIX en un juego de disparos en tercera persona.

THE ORDER 3

Lo primero que en el videojuego pone los dientes largos y entusiasma es la posibilidad de futuras entregas y escenarios-ciudades distintas. En su campaña de lanzamiento y marketing, Sony ha distribuido láminas de cómo lucirían algunas capitales europeas en el universo The Order. Y es sencillamente fascinante.

THE ORDER 4

The Order 1886 mezcla personajes reales (el inventor Nikolas Tesla, por ejemplo) con otros de ficción. Conviven coches de caballos con la última tecnología en armas. Hombres lobo junto a caballeros victorianos en un Londres decimonónico a caballo entre el apocalipsis y la ciencia ficción. Se trata de un espectáculo audiovisual sin parangón. Un videojuego que, con una jugabilidad algo más dinámica y activa, abre una nueva era en el sector.

« El fútbol busca fidelizar al aficionado Nuevas fronteras del motor »