Cómo mejorar tus marcas en running sin salir de casa

03/04/2015

Aunque parece que el invierno va tocando a su fin, todavía nos quedan al menos una semana donde las lluvias y el frío serán las protagonistas. Para esos días en los que salir se convierte una odisea, y para aquellos en los que simplemente no encuentras tiempo, aquí van algunos métodos de entrenamiento en casa para mejorar tus marcas sin patear el asfalto.

Runner

Cinta de correr

Aunque no es precisamente la alegría de la huerta, correr en cinta no solo es lo más parecido que podrás hacer a prácticar running en la calle sino que, además, ofrece algunas ventajas: aunque el movimiento es el mismo que en la carrera al aire libre, el impacto es menor gracias a la amortiguación que incorporan todas las cintas, y la superficie de pisada es mayor, ya que la cinta es siempre completamente lisa y estable frente a los surcos, piedras, y desniveles de los parques y calles. Existen verdaderos portentos como la TT2.0 Treadmill RVTT-10421WH Reebok, que gracias a su velocidad máxima y sistema de ventilación permiten incluso hacer series con menos riesgo de lesión que al aire libre y, también alternativas económicas como la T95 H Healthrider, con una buena velocidad punta y un atractivo precio.

Electroestimulación 

Los aparatos de electroestimulación, relegados hace unos años al deporte profesional y la fisioterapia, son cada vez más comunes (y asequibles) para los corredores populares. Son muchos los beneficios que este tipo de entrenamiento, combinado con el running, puede producir: sirve para soltar y relajar las piernas después de un entrenamiento intenso, favorece la oxigenación y recuperación de los tejidos dañados, mejora el tono muscular y permite fortalecer los grupos musculares que menos se ejercitan durante la carrera a pie: tren superior, core. abductor...

Elíptica

El trabajo en elíptica es muy similar al que se realiza en carrera a pie en cuanto a movimiento y exigencia a nivel cardiovascular, pero cuenta con algunas ventajas como que elimina completamente el impacto (reduciendo, por tanto, el riesgo de lesión) y también se trabaja el tren superior. Además, esta máquina permite regular la fuerza que aplicamos, por lo que también servirá para mejorar la potencia de cara a cuestas o competiciones de trail.

Propiocepción

La propiocepción, cada vez más frecuente en las rutinas de entrenamiento de los corredores, es la capacidad que tiene el cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones. Cuanto más se entrene,más rápido reaccionarán los músculos a los desequilibrios, de modo que las torceduras de tobillo o lesiones por tropiezos o pequeñas caídas se minimizarán. Para entrenarla, los grandes aliados serán el bosu y la fitball, que permiten además hacer ejercicios de fuerza y mejora postural. ¡Quedarse en casa ya no es excusa para no entrenar!

Por Pablo Cantó

« Cáceres para comer y visitar Joaquín Sabina, en un nuevo doble CD-DVD »