La piratería amenaza al fútbol

03/07/2015

Futbol

Entre 150 y 200 millones de euros. Es la cifra que el fútbol español  pierde cada temporada por la piratería audiovisual, una lacra que incluso amenaza con la propia supervivencia de la competición.

La Liga española, tal y como hoy la conocemos, puede tener los días contados si las autoridades no atajan de raíz el problema que conlleva la piratería audiovisual. Una cuestión muy seria que puede dar al traste con una de las mejores competiciones futbolísticas del mundo.

Barcelona

Las previsiones de la LFP advierten de la gravedad del asunto, y estiman en unos 150 millones de euros por temporada las pérdidas derivadas por este tema. Una cifra que incluso podría aumentar a los 200 millones a medio plazo.

La explicación radica en que España apenas cuenta con 3,8 millones de abonados a la televisión de pago, una cantidad muy alejada de los 14 millones de abonados en Reino Unido o de los 10 millones en Italia. Esto supone que la Liga ingrese solo 600 millones de euros por la retransmisión de los partidos de fútbol, lo que implica menos de la mitad de los 1.400 millones que recibe la Premier League por ese mismo concepto.

Camara estadio

Los ingresos por televisión aportan cerca del 30% de los presupuestos de los grandes clubs de fútbol, una cifra que puede elevarse hasta el 50 y el 60% en el caso de los equipos pequeños y medianos. El Barcelona, por ejemplo, ingresa el 30% de su presupuesto por televisión, lo que supone casi el doble de dinero que obtiene con la venta de entradas y abonos.

El presidente de la LFP, Javier Tebas, tiene claro que si la piratería audiovisual sigue campando a sus anchas, supondrá el final de todo el talento deportivo. “Acabará la posibilidad de competición de nuestros clubes, se mermarán sus economías y se esfumará el éxito deportivo”, ha manifestado en repetidas ocasiones.

Torres y Ramos

También los patrocinadores y los anunciantes han alertado del riesgo, pues pone en peligro la seguridad jurídica y el retorno de sus inversiones publicitarias.

Para atajarla, el sector exige leyes más eficaces, como las que ya existen en países como Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, donde el impacto de la piratería es menor. Pero la solución, a largo plazo, pasa obligatoriamente por educar y concienciar a los aficionados de que el pirateo es sinónimo de robo.

Bernabéu

No en vano, la piratería es una cuestión cultural que no solo afecta al mundo del deporte. De ahí la necesidad de articular acciones conjuntas (de tipo político, judicial, policial y educacional) que exigen del esfuerzo de toda la sociedad para combatir contra los contenidos ilegales.

Por Blai Ripoll

« Desafío en la cumbre con los nuevos Galaxy S6 Día del Padre: cómo dejar de darle vueltas »