Murakami reflexiona sobre la soledad de las parejas

03/15/2015

‘Hombres sin mujeres’ es el título del libro Haruki Murakami. Un conjunto de siete relatos que nos hablan de la soledad y la incomprensión dentro de las historias afectivas. En su regreso a la ficción después de ‘Los años de peregrinación del chico sin color’, presenta una colección de relatos, como ya hiciera en ‘El elefante desaparece’, ‘Después del terremoto’ o ‘Sauce ciego, mujer dormida’. 

Murakami

Sus obsesiones narrativas más recurrentes están también presentes en esta nueva entrega que refleja además su preocupación por la soledad, como mal endémico nacional de su país, Japón.

Hombres que han perdido a una mujer, o cuya relación ha estado marcada por el desencuentro, asisten inermes al regreso de los fantasmas del pasado, viven el enamoramiento como una enfermedad letal, son incapaces de establecer una comunicación plena con la pareja, o ven extrañamente interrumpida su historia de amor.

Otros experimentan atormentados amores no correspondidos o, incluso, como en el relato protagonizado por una metamorfosis kafkiana, desconocen todavía los mecanismos del afecto y del sexo. Sin embargo, las verdaderas protagonistas de estos relatos —llenos de guiños a los Beatles, el jazz, Kafka, Las mil y una noches o Hemingway—, son las mujeres las que, misteriosas, irrumpen en la vida de los hombres para desaparecer, dejando una huella imborrable en la vida de aquellos que las han amado, o de los que, al menos, intentaron amarlas.

Murakami es ya un referente indispensable de las letras contemporáneas, tanto por su personal  y marcado estilo como por sus largos silencios poéticos. En estos siete relatos que ahora gira en torno a personajes masculinos aunque son las mujeres, las que marcan el ritmo narrativo, como el título indica.  Cargado, como es habitual, de referencias a tradiciones literarias y musical tanto clásicas como recientes, es buena muestra de su delicada sensibilidad y amplio conocimiento del mundo actual.

« “Ya es primavera en El Corte Inglés”, algo más que una campaña El deporte, pilar del crecimiento europeo »